Matrimonio libre

El matrimonio como unión libre entre dos personas

Jesús R. Robles Maloof

Academia Mexicana de Derechos Humanos

La crítica nos dice que debemos aprender a disolver los ídolos: aprender a disolverlos dentro de nosotros mismos.

 

Octavio Paz

El argumento de este artículo es muy sencillo y lo podemos resumir la siguiente frase. Los derechos familiares, incluido el matrimonio y la adopción, son derechos humanos y los derechos humanos deben ser reconocidos y garantizados sin distinción alguna. Para lo anterior, los detractores de las reformas legislativas realizadas recientemente al matrimonio en el Distrito Federal, no tienen contrargumento.

Las reformas que permiten la unión entre personas sin distinción de sexo en el DF, son un cambio trascendental a nuestro orden jurídico dado que han abierto un debate de alcance nacional sobre los derechos que cada a cada persona deben reconocérsele y con ello el papel del derecho en una sociedad que aspira a una democracia efectiva. Las mismas establecen con relación al matrimonio que el:

 Artículo 146.- Matrimonio es la unión libre de dos personas para realizar la comunidad de vida, en donde ambos se procuran respeto, igualdad y ayuda mutua. Debe celebrarse ante el Juez del Registro Civil y con las formalidades que estipule el presente código.

Si reconocemos los derechos fundamentales también llamados derechos humanos y que estos son la base de todo sistema jurídico de carácter democrático, la primera pregunta que deberíamos formularnos es; ¿si todas las personas son titulares de todos los derechos fundamentales o existen personas excluidas de determinados derechos?

En el caso concreto existe una amplia discusión sobre la naturaleza fundamental de los derechos civiles y en particular de los derechos familiares. Veamos que dicen la Constitución y los tratados internacionales. Los derechos familiares están reconocidos en el capítulo I “De la Garantías Individuales” de Constitución:

Artículo 4o. El varón y la mujer son iguales ante la ley. Esta protegerá la organización y el desarrollo de la familia.

Al respecto la Declaración Universal de Derechos Humanos establece que:

Artículo 2. Toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición.

Artículo 16. 1. Los hombres y las mujeres, a partir de la edad núbil, tienen derecho, sin restricción alguna por motivos de raza, nacionalidad o religión, a casarse y fundar una familia, y disfrutarán de iguales derechos en cuanto al matrimonio, durante el matrimonio y en caso de disolución del matrimonio.

En este sentido el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos establece que:

Artículo 23 1. La familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad y tiene derecho a la protección de la sociedad y del Estado.

2. Se reconoce el derecho del hombre y de la mujer a contraer matrimonio y a fundar una familia si tienen edad para ello.

Si bien en históricamente el matrimonio, fue una institución creada y establecida en las diversas religiones, es claro que a partir del Código Napoleónico y en México, tras las Leyes de Reforma, la instituciones de derecho familiar pasaron a formar parte de la tutela del Estado. A partir de ese momento, las reformas a los códigos civiles y de familia en nuestro país han sido innumerables, dependiendo de los contextos sociales, políticos y morales.

La Asamblea Legislativa del Distrito Federal en pleno uso de sus facultades constitucionales aprobó reformas que desde hace años la sociedad civil organizada del DF, exigía para que personas del mismo sexo gozaran de los mismos derechos en materia familiar. Sin duda la Ley de Sociedades de Convivencia, fue un avance, pero su objeto se dirige a regular formas de convivencia distintas al matrimonio.

Resulta claro que la Constitución y los tratados internacionales no entran en conflicto con las citadas reformas, más bien garantizan el acceso a los derechos sin discriminación por razón de sexo. Ni la Constitución, ni los tratados internacionales establecen que el matrimonio debe restringirse al que forman las parejas heterosexuales.

En este año se discutirá en la Suprema Corte de Justicia de la Nación la constitucionalidad de las reformas, los argumentos de quienes impugnan son en extremo inoperantes, refieren un diario de debates del Congreso de la Unión en la reforma al artículo 4 en la década de los 70´s del siglo pasado y que en algunos estados reconocer esta figura entraría en conflicto con la definición constitucional de matrimonio establecida en las constituciones estatales de conformidad con el artículo 121 constitucional. No hay mención alguna a los derechos humanos.

El papel del Estado es garantizar que cada persona persiga su propio ideal de vida. El que dos personas del mismo sexo se unan para compartir la vida, no ofende a nadie, ni interfiere en el ejercicio de sus derechos. La democracia se funda en que todos y todas somos iguales en derechos y responsabilidades y que existe un orden jurídico que garantiza lo anterior. Si los personas no heterosexuales, contribuyen con sus impuestos, ejercen derechos políticos, contribuyen socialmente a nuestra sociedad no existe justificación alguna para excluirles de los derechos familiares. Simplemente no existe.

Que dichas reformas no solucionen todo el problema de discriminación que padecen, lesbianas, gays, bisexuales, transgéneros y transexuales, es cierto pero lo que importa es ir dando los pasos y tener claro el panorama que falta por recorrer.

La profesión jurídica y en general el derecho ha sido calificado desde otras ciencias sociales, de disciplina conservadora. En alguna medida los cambios sociales suceden mucho más rápido que los cambios jurídicos. Lo que no podemos aceptar es que las y los abogados seamos guardianes del orden establecido, del “status quo”. La lección desde la Revolución Francesa es que el derecho también sirve para la transformación social, para crear condiciones de justicia en la vida concreta de las personas. Como diría Theodor Adorno y que bien aplica para las y los juristas, la única esperanza para el pensamiento es desviar la mirada del camino trillado.

Acerca de roblesmaloof

Soy defensor de derechos humanos, entusiasta de los efectos transformadores de las tecnologías de la comunicación. Desde hace años he decidido unir mi voluntad a quienes luchan contra la corrupción, la violencia y la impunidad. Integro desde 2010 los colectivos de activistas digitales Contingente Mx y Enjambre Digital. Colaboro como Senior Lawyer en New Media Advocacy Project. En 2014 fui nombrado junto con otros activistas como "Héroe de los Derechos Humanos y las Comunicaciones" por la organización internacional Access Now. Escribo columnas periodísticas sobre derechos humanos en los portales digitales SinEmbargo Mx y Vice México. Abogado por la Universidad Iberoamericana, Maestro en Humanidades y estudios de Doctorado en Derechos Fundamentales por la Universidad Carlos III de Madrid. En 2008 obtuve la medalla al mérito por la Universidad Autónoma Metropolitana. De forma voluntaria represento y defiendo jurídicamente a periodistas y defensores de derechos humanos amenazados, y dedico tiempo a aportar defensa legal al albergue de migrantes La 72 en Tenosique, Tabasco. Me gusta transportarme en bici, usar la foto y el video para las causas sociales, ir al cine, comer en fondas y nadar en el Mar de Cortés.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 5.365 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: