Las periodistas también bailan.

Vamos al Noa, Noa…

Juan Gabriel.

Llegué el miércoles 17 de noviembre a ciudad Juárez Chihuahua a las 7 de la tarde. Era la séptima ocasión que lo hacía durante el 2010. Tengo una relación especial con ‘Juaritos’ que se remonta a mi adolescencia y por más que ahora viva el pandemonium por el fracaso de los gobiernos y la complicidad de autoridades con los criminales, para mi Juárez y su gente siempre serán entrañables. Familias de migrantes que hicieron del desierto un lugar de esfuerzo colectivo, de trabajo.

Estaba ahí una amiga reportera trabajando hace días sobre la inauguración de una cancha de fútbol que sólo ha traído mayor violencia y muerte en la colonias circundantes. Es la que nos dio la terrible imagen del joven cuyo cuerpo yace bajo el logo del gobierno federal “Vivir mejor”. Típica acción gubernamental que se da sin la participación de las y los ciudadanos y con el nulo conocimiento del contexto. Un proyecto impuesto desde un escritorio como tantos en Juárez.

Quedé de verme con ella, en el legendario ‘El Recreo’, cantina de ecos revolucionarios de las pocas que aún sobreviven. Del aeropuerto tomamos la avenida Triunfo de la República (hasta broma del mal gusto suena ese nombre) pasamos por El Diario de Juárez. Me impresionaron en su fachada las dos mantas en recuerdo de  José Armando Rodríguez Carreón, alias El Choco, reportero policiaco asesinado el 13 de noviembre de 2008 y de Luis Carlos Santiago Orozco asesinado el 16 de septiembre de 2010. Eran alrededor de las 8 pm y el taxista me dijo; ¿está seguro que quiere quedarse ahí? Le dije que si.

Sentado en la barra y acompañado sólo por el dueño del lugar y un mesero ya mayor, vi llegar a mi amiga con un joven fotógrafo. Más tarde llegaron tres reporteras más, todas ellas muy jóvenes y con varios premios internacionales de periodismo. Tenían ganas de bailar, bailamos acompañados por la rockola. Alguna de ellas sugirió ‘seguirla’ en ‘El Yankees’, afamada disco de la avenida Juárez y hacia allá nos enfilamos.

Al entrar me sentí en un lugar donde el tiempo se detuvo, una combinación de la década de los setentas y los ochentas con el sabor propio de antaño. Veía en todas estas jóvenes reporteras las ganas de vivir, de disfrutar como lo hacen las y los jóvenes en cualquier parte del mundo, discutían sobre su profesión y sobre sus dilemas.

cc3a1mara

Les pregunté que les hacía perseverar en una profesión de alto riesgo y ejercerla en la ciudad más violenta del mundo. Alguna me contestó: ‘es nuestra vocación, lo que nos gusta hacer’. De manera paradójica entre risa y risa, se formaba un silencio. El recuerdo de sus compañeros caídos se hacía presente. Cuando salimos de ‘El Yankees’, me comentaron que hacía tres meses no salían a divertirse. Cuanto talento puesto a prueba en tan terribles circunstancias, pensé. Qué vida.

Me despedí de la fantasmal avenida Juárez, me despedí de esas jóvenes que permiten con su trabajo, no olvidar que ‘Juaritos’ y sus habitantes, siguen viviendo el infierno en la tierra.

noa

Acerca de roblesmaloof

Soy defensor de derechos humanos, entusiasta de los efectos transformadores de las tecnologías de la comunicación. Desde hace años he decidido unir mi voluntad a quienes luchan contra la corrupción, la violencia y la impunidad. Integro desde 2010 los colectivos de activistas digitales Contingente Mx y Enjambre Digital. Colaboro como Senior Lawyer en New Media Advocacy Project. En 2014 fui nombrado junto con otros activistas como "Héroe de los Derechos Humanos y las Comunicaciones" por la organización internacional Access Now. Escribo columnas periodísticas sobre derechos humanos en los portales digitales SinEmbargo Mx y Vice México. Abogado por la Universidad Iberoamericana, Maestro en Humanidades y estudios de Doctorado en Derechos Fundamentales por la Universidad Carlos III de Madrid. En 2008 obtuve la medalla al mérito por la Universidad Autónoma Metropolitana. De forma voluntaria represento y defiendo jurídicamente a periodistas y defensores de derechos humanos amenazados, y dedico tiempo a aportar defensa legal al albergue de migrantes La 72 en Tenosique, Tabasco. Me gusta transportarme en bici, usar la foto y el video para las causas sociales, ir al cine, comer en fondas y nadar en el Mar de Cortés.

Una respuesta a “Las periodistas también bailan.

  1. Magnífico comentario; cuando cumplir con el deber venciendo obstáculos y corriendo riesgos, que no detienen a los jóvenes reporteros que cubren la plaza de “Juaritos”, es el vivir de estos valientes, resultan ser hechos excelentemente narrados que mueve fibras profundas, sentimientos y admiración por ellos. Felicidades y que Dios los bendiga…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 5.365 seguidores

Comunidad twitter

A %d blogueros les gusta esto: